Metales que se usan en la bisutería

Metales Rouse para ellas collares

Si eres como la mayoría de las consumidoras de bisutería que no saben de qué metales están hechos sus piezas no te preocupes en Rousse vamos a ponerle remedio.

Muchas veces, cuando vemos un artículo de bisutería con partes metálicas no somos capaces de distinguir el material y no nos queda más remedio que preguntar a la dependienta, no han sido pocas las veces que su respuesta no ha correspondido a ningún material que supiese con exactitud a que se refería, exceptuando los baños en oro y en plata de ley. Casi siempre estos artículos contienen piezas metálicas que son aleaciones de diversos materiales, y cada una de estas aleaciones suele recibir un nombre diferente. En Rousse queremos despejar todas tus dudas, arrojar un poco de luz sobre los metales que podemos encontrar en nuestra bisutería y conocer un poco más acerca de estas.
En múltiples ocasiones podemos encontrar en las etiquetas de nuestras piezas la palabra aleación, ¿qué es una aleación? Lo que tienes que saber es que una aleación es simplemente una mezcla entre dos o más metales que se realiza en estado líquido y que luego se solidifica con diferentes formas dando lugar a láminas o bloques de esa aleación o directamente a  abalorios o fornituras, dependiendo del proceso de fabricación de cada pieza. Estas mezclas se hacen teniendo en cuenta diferentes proporciones de cada metal para conseguir unas características determinadas de dureza, color o precio.
Ya que no es tan utilizada en la bisutería, no vamos a detenernos mucho en el oro y la plata, sólo te diremos que estos metales preciosos, también son aleaciones en su uso para joyería, asimismo la plata de ley, por ejemplo, es un 92,5% de plata siendo el resto otros materiales; el oro al igual que la plata no se encuentra en joyería en una pureza del 100%, el que más se puede encontrar en joyerías es el de 18 kilates que tiene una pureza del 75%.
Una vez vistos los dos metales preciosos por excelencia en la joyería, vamos a ver las principales aleaciones que existen en el mercado, de otros metales que se usan principalmente para bisutería.
La plata tibetana es una aleación de plata, cobre, estaño y otros metales. Suele tener un aspecto envejecido, y está en alza esta temporada. Proviene del Tibet, de ahí su nombre, y en sus orígenes tenía un 30% de plata, pero hoy en día, esta aleación lleva una cantidad menor de ella.
El latón es una aleación de cobre y zinc, pero sus proporciones son muy variadas, la cantidad de zinc puede oscilar del 0 al 50% y puede llevar otros metales como plomo, hierro, estaño o aluminio, aunque hoy en día se han regulado mucho y se han reducido los niveles de plomo al mínimo. Dependiendo del porcentaje de zinc podemos encontrar Bronce si tiene un 10 %, Latón rojo si posee una cantidad de un 15% más o menos, Latón amarillo si tiene una cantidad de entre un 34 y un 37%. Los latones con otros elementos en la aleación se llaman latones modificados.
La alpaca o plata alemana es una aleación de cobre, zinc y níquel, y a pesar de su nombre no contiene nada de plata, pero el parecido con piezas de plata de ley auténticas os sorprenderá.
El peltre es una aleación de estaño en su mayoría cerca de un 85% a un 99%, con cobre, antimonio y plomo. Es una aleación poco recomendada hoy en día por su contenido en antimonio y plomo. Pero con la que se obtiene piezas de un brillo sorprendente.
El CCB, consisten en cuentas de plástico cubiertas de cobre y con un baño plateado o de otro color. Los baños metálicos sobre plástico son muy delicados y se van muy fácilmente. El precio es muy bajo porque el plástico es más barato que el metal, y por ello se utiliza mucho en bisutería de gama baja o low cost.
La bitannia es una aleación muy parecida al peltre, pero no lleva plomo. Lleva estaño en un 93%, cobre en un 2% y antimonio en un 5%. Tiene un aspecto que recuerda a la plata aunque sin tanto brillo.
El Zamak es quizás una de las aleaciones más de moda, ya que los abalorios realizados con este metal generalmente se realizan con moldes en los que se vierte la aleación líquida y se solidifica. Estas piezas de fundición dan lugar a  abalorios y piezas macizas, más pesadas y más resistentes que los de otras aleaciones. Es una mezcla de zinc, aluminio, magnesio y cobre. Zamak son las siglas de estos metales en alemán. El precio por gramo de Zamak es inferior al de la plata, pero en ocasiones una pieza de Zamak realizada por fundición del mismo tamaño que una de plata de ley realizada con láminas, puede salir más cara debido a que pesa más y a que en ocasiones el proceso de fabricación de las piezas puede ser más costoso. Solo tiene un inconveniente y es que se estropea fácilmente con la humedad.
Al final, la aleación que escojamos es una cuestión de gusto y de bolsillo, lo importante es evitar algunos metales alérgenos como el níquel y el cobalto y otros considerados tóxicos como el cadmio y el antimonio. Aleaciones de zinc como el Zamak parecen ser una buena opción para la bisutería ya que son resistentes y baratos no suelen producir alergia.
El mundo de la bisutería es muy amplio, aquí os hemos comentado solo algunos de los diferentes materiales en piezas de metal, pero no debéis olvidaros de las piezas de materiales como el cristal, la piedra o el acrílico. Al igual que con el metal existen diversos materiales y tipos de abalorios dentro de cada uno de ellos. Por ejemplo, en el mundo de la bisutería de cristas destaca el cristal de Murano, y dentro de este a su vez hay diferentes tipos de piezas dependiendo del acabado y tratamiento que se les hayan dado.

  • Comments ( 0 )

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP